8 enero, 2018 check2me

¿Qué es el marketing de empatía?

La cualidad más importante del marketing de empatía es tratar de conectar cada marca con su público objetivo a través de una relación cercana de entendimiento y de escucha activa. Es decir, dentro de la comunicación digital, no tratar al usuario o cliente como tal, sino darle un trato personalizado, conocer sus gustos e intereses y estar en una situación de igualdad.

El crecimiento de este tipo de marketing se ha visto incrementado gracias a las redes sociales y al auge de los influencers. Canales por los que el usuario o cliente percibe la marca de una forma mucho más personal, como si estuviera recibiendo la información de un amigo.

Tengamos en cuenta que los usuarios están expuestos a miles de anuncios al día que le llegan prácticamente desde que se levanta hasta que se acuesta. Por ello es tan importante destacar sin aportar esa imagen de “Vengo a venderte algo”, ya que los mensajes más directos y evidentes suelen ser rechazados por el usuario de forma inmediata. Para plantear una estrategia de comunicación digital enfocada a nuestro target, nos centraremos en un marketing de contenidos adecuado a él, qué es lo que le puede interesar y cómo conectar con él emocionalmente. Además, enfocaremos los anuncios de SEM o de Social Ads con un copy atractivo y relevante, no el típico anuncio que pueda pasar desapercibido.

Ejemplos de marketing de empatía

​En los últimos años, vemos que varias marcas de renombre se han detacantado por aplicar campañas de este tipo, buscando esa motivación del cliente llegando directamente a su corazón (o su conciencia). Aplicando todos los medios a su alcance, como una estrategia seo para marketing de contenidos o SEM para mejorar el tráfico, algunas marcas han hecho verdaderos buenos trabajos.

Johnnie Walker es una de esas marcas que sabe llegar a su público a través del storytelling posicionándose como una de las más relevantes del sector. Por ejemplo, en su campañas Keep Walking, utilizó la simpleza en forma de personaje que logra alcanzar sus metas. Esta historia alude directamente a algo que nos encanta: todo se logra con esfuerzo.

Give extra extra, es una campaña de la marca de chicles Extra. A través de una página interactiva y sus redes sociales, pretende la participación del usuario enviando sus fotos o dibujos de momentos cotidianos que sean especiales convirtiendo estos materiales en bocetos plasmados en el envoltorio de un chicle. Realmente fantástico para simbolizar lo cotidiano.

LinkedIn. En el caso de esta red social profesional, el objetivo es el de seguir creciendo. Por ello plantea un libro electrónico con un montón de contenido relacionado con la red social como paradigma profesional. De esta forma logra no solo atraer a nuevos usuarios, sino fidelizar a los que ya tiene.

Rais Fundación es una asociación en apoyo de las personas sin hogar. Para acercar el drama de las personas que se han quedado sin hogar, se centraron en un personaje al que llamaron Juan que por circunstancias de la vida se queda sin hogar. El objetivo de esta campaña fue sensibilizar al público así como hacerle partícipe de la historia para que se convierta en donante. La historia sigue presente en su página web y ha sido publicada en redes sociales.

Lush se ha convertido en una de las grandes marcas de belleza con mayor crecimiento en los últimos años. Todo gracias a saber captar el nicho perfecto de público objetivo y con una imagen muy clara. En una de sus campañas, mostraban el proceso de elaboración de sus productos, demostrando que estos son totalmente naturales. Esto ha tenido una gran repercusión, especialmente entre los influencers que siguen la marca.

Conclusión

Como vemos, para triunfar en una campaña de marketing digital, es necesario captar la atención de los usuarios. Esto se hace con marketing de empatía porque debemos recordar que estamos tratando con personas no con máquinas. Estas personas que reciben estímulos  que tienen sus sentimientos, emociones y que rechazan la automatización (el mismo mensaje para todo el mundo). Para esto, es necesario conocer a nuestro público objetivo para saber con qué mensajes captaremos su atención emocional, en qué canales podemos encontrarle (si realizando campañas de SEM, seo o redes sociales) y cómo fidelizarle.

Una de las formas más óptimas de crear esta emoción es a través de los influencers. Se han convertido en generadores de opinión cuyas palabras son seguidas por millones de usuarios. Estos prefieren que una persona a la que consideran de igual a igual les de consejos sobre qué producto utilizar en cada momento o qué visitar al viajar a qué ciudad. Estos mensajes además se transmiten a través de las redes sociales y anuncios de Social Ads muy bien segmentados. Al final, quien logra conectar y emocionar, es quien crea una necesidad de venta.