19 febrero, 2018 check2me

La importancia del storytelling dentro de nuestro marketing de contenidos

Que el usuario conozca las características de un producto es importante, pero que conecte emocionalmente con él es esencial. Es lo que trata de buscar el storytelling: conectar con el público a través del arte de contar una historia, crear una atmósfera especial mediante el relato. Con una buena promoción podemos destacar las características que definen nuestro producto, pero con un storytelling adecuado dentro del marketing de contenidos lograremos que el consumidor interiorice el mensaje, generando empatía y un vínculo emocional.

Conocer a los usuarios es un aspecto vital dentro de un plan de marketing, y saber contar lo que les gustaría leer es fundamental. Además, es una forma idónea de informarle, de generar engagement y de entretenerle, y es que los lectores están deseando leer una historia con la que sentirse identificados, que genere en ellos diversas emociones.

Parte esencial de nuestro plan de comunicación digital

Un storytelling es una herramienta con la que escapar de la rutina tradicional con la que se suele hablar de negocios: es un modelo fresco y original, y que se adapta a la perfección a las nuevas formas de comunicación digital gracias a las redes sociales, las técnicas SEO y SEM o los Social Ads, herramientas con las que  podremos potenciar nuestro mensaje. Un contenido de calidad que, además, por su originalidad y buen hacer, pueda despertar el interés de público e influencers y viralizarse abarcando a un mayor número de visualizaciones.

Y es que nos encanta una buena historia, capaz de llegarnos al corazón y de conmovernos, que nos transmita emociones positivas, y eso es, al fin y al cabo, con lo que se queda el usuario y con lo que termina identificando a la marca, a la que atribuye esas virtudes y esos valores. Un buen storytelling genera confianza, es más fácil de recordar, de contar y a su vez de compartir (pues eso es lo que se hace con las historias: se transmiten). Ofrece un contexto a los datos del producto.

Son muchas las historias que pueden inspirar ese storytelling que nos lleve a conectar con la audiencia, desde la más sencilla hasta la más grande y enrevesada: solo importa que esté bien contada y conecte emocionalmente con el público. Puede ser esa idea inicial de cómo surgió la idea de negocio, las posibles dificultades para llevarla a cabo, los obstáculos superados, esos pequeños detalles del día a día, el motivo que nos inspira, los desafíos futuros… Todas ellas son historias humanas que conectan con los receptores, con las que se sienten identificados porque ellos mismos las han vivido, las comprenden, saben lo que son y generan empatía, influyen en ellos y les incita a entrar en acción. Es algo que hace, en definitiva, más humana y cercana la marca.

Pasos a seguir para crear nuestro storytelling

1. Conoce a la audiencia. Cualquier estrategia de marketing de éxito pasa por conocer bien al público al que está dirigido el mensaje, solo así sabremos cómo es el mensaje que hemos de transmitir. Conocer cómo son, cómo piensan y cómo sienten, qué les gusta y les interesa, qué les preocupa y necesitan. Así seremos capaces de ponernos en su lugar para que puedan empatizar con nuestro mensaje, captar su interés y así poder llegar a ellos.

2. Define el eje del mensaje. No podríamos abarcar todo lo que querríamos contar y todo lo que interesa a la audiencia en un solo mensaje, por lo que es recomendable centrarse en esa preocupación que sienten, esa necesidad o esa emoción y construir nuestra historia a través de ella. Una vez que hemos cubierto uno de estos aspectos fundamentales podremos conectar con nuestro público objetivo ya que sabemos que estamos tratando un tema que es de su interés.

3. Nuestra marca en la historia. Esta ha de estar impregnada de los valores y las virtudes que queremos que el público asocie a la marca, que representen la percepción que de ella tiene la audiencia una vez que les ha llegado el mensaje.

 

4. Añade la emoción necesaria. Nuestra historia ha de suponer un reto al que desafiar, una meta que alcanzar, una pequeña gran historia de superación con la que la audiencia se sienta identificada, que le importe lo que está viendo. Debe generar suspense e intriga para enganchar al público y que este se muestre interesado en saber qué ocurrirá.

5. Una resolución a la altura. Una vez que hemos generado interés y hemos conectado con el público objetivo, hemos de ofrecer una resolución que dé respuesta a todas las incógnitas del mensaje y, por ende, a todas las inquietudes de la audiencia. Ha de ser un mensaje positivo que el usuario pueda asociar a la marca.

Un storytelling dentro del plan de marketing de contenidos será esa pieza que marque la diferencia y la mejor representante de los valores de la marca.