20 mayo, 2018 check2me

Comprar y vender en Instagram: no puede ser más sencillo

Instagram se ha convertido en la red social favorita de influencers, marcas y millenials, aunque hasta ahora la plataforma de Facebook no se lo había puesto fácil para conseguir conversión porque solo permite incluir vínculos en la bio y en las stories. Ha recapacitado y ya está disponible en España Instagram Shopping.

Pinterest creó el deseo. E Instagram lo ha comercializado. El ‘escaparatismo digital’ que permiten las redes sociales, ese deslizar eterno de imágenes aspiracionales de moda, diseño y decoración ya puede ser rentabilizado por marcas y tiendas online. La omnipresente pregunta de los comentarios en redes sociales de “¿Dónde puedo comprarlo?” ya tiene respuesta gracias a Instagram. Con un año de retraso respecto a Estados Unidos, en España ya es posible comprar online ese producto que nos ha gustado gracias al redireccionamiento desde la foto a la tienda online. Muy pronto, también sin salir de Instagram, gracias a la plataforma propia de pago que está preparando. La comunicación digital no volverá a ser la misma.

Como ha confirmado Instagram, esta nueva función es “una de las novedades más importantes de la plataforma desde el lanzamiento de las herramientas para empresas en 2016″. En Estados Unidos lleva funcionando desde hace meses, con un resultado muy bueno en cuanto a ventas, sobre todo para pequeñas marcas y tiendas. Ahora se ha ampliado su uso a España, Alemania, Australia, Brasil, Canadá, Francia, Italia o Reino Unido.

El siguiente paso, Instagram Pay, que sigue la estela de Samsung Pay, Google Pay o Apple Pay, permite, según los escogidos usuarios que la están probando, añadir una tarjeta de crédito o débito y un código PIN para comprar un producto o contratar un servicio y pagarlo directamente desde Instagram sin tener que ir a la web de la tienda.

Cómo comprar en Instagram Shopping

Como se hace con las personas y páginas, las marcas tienen la opción de etiquetar las fotos que publican en Instagram con el precio de los productos que aparecen en ellas para que sus seguidores puedan comprarlos con facilidad. Estos son los sencillos pasos que hay que seguir:

1. Las imágenes que disponen de productos etiquetados muestran en el lado inferior el mensaje ‘Toca para ver los productos’. Al pinchar en él, se verá el nombre y el precio de los productos.

2. Al pinchar la etiqueta del precio, Instagram redirige a una pantalla con la foto y una descripción del producto y la etiqueta de ‘Comprar’ debajo de la foto.

3. Al pinchar en ‘Comprar’, la red social redirige a la propia web de la marca o tienda online para completar la compra de forma similar a si hubiéramos accedido a través de un navegador.

Y cómo vender en Instagram Shopping

Las marcas que quieran utilizar todas las posibilidades que ofrece Instagram para convertir en ventas el marketing de contenidos que realizan en redes sociales han de cumplir una serie de requisitos:

1. Tener un perfil de empresa en Instagram.

2. Disponer de una web que incluya venta de productos.

3. Integrar su catálogo de productos en Instagram mediante Shopify o BigCommerce.

4. Publicar nueve imágenes para que el botón de compra se pueda activar.

5. Utilizar la última versión de Instagram.

Para aprovechar al máximo esta opción, que pone a disposición de marcas e influencers un escaparate digital que llega a 800 millones de personas mensuales, es recomendable etiquetar diversos productos bien en una sola imagen o en una secuencia, y avisar antes en las stories a los usuarios que ya tienen disponible esta función.

Las apps que sobreviven son las que evolucionan. #Instagram podría convertirse así en una tienda online con una audiencia millonaria. Tiembla, Amazon. Clic para tuitear

¿Por qué es importante usar Instagram Shopping?

Una vez revisaron los algoritmos y vieron la amenza que puede suponer el shadow ban, en su intento por mejorar y ofrecer a los usuarios nuevas opciones dentro de su plataforma Facebook intentó competir con Wallapop al crear su Marketplace y ahora Instagram se inspira en 21 Buttons, una red social menos conocida, al añadir etiquetas a las fotos que facilitan la compra.

Beneficios para las marcas, que reducen la cuota de abandono en medio del proceso del compra, y para los usuarios, que no tienen que buscar la web para comprar el producto que han visto en Instagram. ¿Pero qué gana la red social al implementar este proceso? Podría incorporar la comisión de venta que 21 Buttons carga a los influencers. Esto aún está por ver. Lo que sí es seguro que la compra dentro de la red social aumenta la conversión en visitas a su web y ventas online de las marcas.

Al igual que Twitter aumentó el número de caracteres de sus publicaciones, que era su elemento diferenciador, y WhatsApp incluyó videollamadas a los mensajes de texto y voz, las apps que sobreviven son las que incorporan otros elementos, las que evolucionan. Instagram podría convertirse así en una tienda online con una audiencia millonaria. Tiembla, Amazon.

Etiquetas: , , , ,