5 septiembre, 2018 check2me
plan de marketing de contenidos

Cómo definir un plan de marketing de contenidos

Un plan de marketing de contenidos eficaz pasa por diferentes fases a lo largo de su desarrollo y puesta en marcha. La importancia de la estrategia reside en marcar una hoja de ruta, en la cual se indique la manera más óptima de alcanzar los objetivos establecidos. Es fácil encontrarse, en muchas ocasiones, con perfiles sociales, e incluso, algún que otro blog que no termina de engancharte, o no transmite, a pesar de que a priori pudiera parecer que si lo iba a hacer, y el motivo es el que precisamente me ha llevado a desarrollar este post. Son muchas las ocasiones en las que hablo con clientes, detrás de cuyo blog, o medios sociales, no hay unas pautas bien documentadas de estilos, formatos, tono, un porqué, un para qué y sobre todo un para quién se está generando todo ese contenido.

En alguna ocasión, ya hemos comentado que el comienzo de toda estrategia de contenidos comienza por diseñar el buyer persona en función de tu marca, los territorios por los que quieres que te identifiquen y,  justo después, el propio contenido que será elaborado y difundido en función de diversas variables: geográfica, edad, situación socioeconómica, intereses y demandas de los que serán tus lectores

Para conseguir el éxito de cualquier campaña de marketing  se requiere el mayor contenido posible, de ahí la importancia del marketing de contenidos. Según las estadísticas que ofrece el Content Marketing Institute, el 70 % de las empresas encuestadas afirman que para el siguiente año tienen pensado aumentar la creación de sus contenidos. Pero además, estos deben ser eficaces, sean cuales sean tus objetivos, ventas, registros, posicionamiento, engagement etc.

¿Qué debes de tener en cuenta para diseñar un plan de Marketing de Contenidos?

  1. Elementos básicos. En cualquier plan de marketing de contenidos deben tenerse claros la misión y las metas, es decir, saber el porqué quiere ponerse este plan en marcha.
  1. Plan sólido y estable. Para articular el plan, un elemento fundamental es la solidez que tenga. Si surgen dudas en la planificación de los contenidos es mejor perfilarlos mejor para evitar que, una vez implementado el plan, tenga que ser corregido. Por ello, antes de lanzar el plan de contenidos es fundamental que existan objetivos claros y bien diseñados.
  1. Buyer persona. De gran importancia junto con el objetivo, las metas o la solidez del plan, es también el público objetivo al que te diriges. Si estudias las demandas de tu cliente potencial, conoces a fondo sus necesidades y aquello que realmente valora, el contenido que generes va a ser mucho más relevante para ese público, ya que sabrá ajustarse a estas demandas y será mucho más seguido, aportando mayor número de conversiones o engagement.

¿Cómo gestionar tu contenido para que funcione tu plan de Marketing de Contenidos?

Es habitual que las empresas crean que simplemente con mantener en su blog o en su website la publicación periódica de entradas es suficiente para conseguir mantener o incrementar sus audiencias, sin fijarse en las peculiaridades de sus visitantes, la actividad de la competencia o el tipo de formato y contenidos que se publican. Este sistema no sirve por sí mismo, es necesario llevar a cabo un plan mucho más completo, donde se decidan el tipo de contenidos a publicar, los formatos, los canales a través de los que va a articularse la información, como redes sociales, blogs, influencers, páginas web…, a través de los cuales estos son difundidos. También es fundamental tener claro el contenido, su publicación y su posterior análisis a través de distintas herramientas métricas que permitirán modificar todo aquello que no esté obteniendo la repercusión deseada.

Para que una empresa pueda publicar contenido de forma constante se necesita hacer que sea interesante y atractivo ante su público, un reto muy complicado debido a la gran cantidad de informaciones que cada día reciben a los usuarios. Por ello, es fundamental:

 – Trabajar los territorios de contenidos. Esto supone potenciar aquellas áreas que hagan que el público identifique tu empresa con estas. Así, por ejemplo, hay marcas de coches que se asocian a la idea de seguridad o en una de zapatillas deportivas con la de innovación. La empresa tiene que crear de forma periódica sentido y valor en ese producto a través del contenido, lo que hará que el cliente lo identifique con la marca en cuestión.

– Creatividad. Una práctica muy útil es la lluvia de ideas. Con una amplia lluvia de contenidos podremos escoger cuáles son los que se adaptan al público. Pero para conseguir esto, no es solo fundamental dejar libertad a la mente, porque nunca se sabe cuándo llegará la idea redonda, sino también el trabajo conjunto, donde es imprescindible el compromiso de trabajar todos los implicados en equipo… Así será mucho más eficaz y productivo, se podrán ver las ideas desde distintos ángulos.

– Herramientas web. Cada día existen en el mercado mayor número de instrumentos que permiten ayudar en la generación de contenidos. No se trata de elaborar contenidos de forma automática, sino de crear temas que sean debatidos y demandados por los usuarios, ofreciéndolos de manera inteligente pensando en el el proceso y la experiencia de usuario en cada una de las etapas en las que se encuentre, o lo que es lo mismo, el buyer`s journey. Existen generadores de ideas que permiten ayudar en la puesta en marcha de una reflexión o crear fórmulas originales para entradas de blogs tras realizar unas preguntas previas. En esta línea destacan, por ejemplo:

– Buzzsumo: este instrumento ofrece contenido popular y decide el que sí lo es para ayudar en el plan de marketing.

– Feedly: hace un seguimiento de los temas que son tendencia en la industria y genera ideas de contenido sobre estos.

– Google Alerts, donde puedes suscribirte a temas de interés y así conocer que tipología de contenidos se están generando entorno a ese tema en concreto.

– Flipboard, podrás encontrar qué contenido y entradas están compartiendo los usuarios por temática.

– Formatos de los contenidos. Las posibilidades son infinitas en cuanto a los formatos, desde ilustraciones e infografías, pasando por listas, podcast, fotos, vídeos, guías, diccionarios, sumarios de libros o preguntas frecuentes. Solo se necesitas tener las ideas muy claras y saber que consume tu cliente potencial para daptar tu contenido al formato que mejor se ajusta a sus expectativas.

-Organizar el contenido. Tras el aluvión de ideas, es necesario ponerles orden a través de un calendario editorial, aunque sin perder de vista los contenidos que son tendencia en cada momento.

Desde que un equipo crea los contenidos hasta que estos son difundidos y medidos, la estrategia debe estar definida con total claridad y rigor en todas las fases, solo así conseguiremos mayores niveles de eficacia, difusión, en defnitiva, que tu plan de Marketing de Contenidos sea un éxito.

¿Quieres que revisemos tu plan de Marketing de Contenidos? escribenos a [email protected]

Etiquetas: , , , , , ,