3 julio, 2018 check2me

Comienza tu propio blog: 7 pasos para lanzarte a ello

Un blog es la mejor forma de compartir información bien como una página web autónoma o dentro de una web corporativa o tienda online. Los blogs han ofrecido la oportunidad de expresarse a millones de personas de todo el mundo. Para las empresas, es una forma de fidelizar a sus clientes, que cada vez pasan más tiempo conectados a internet.

El 47% de los clientes consumen de tres a cinco piezas de contenido de media antes de interactuar (comprar o contactar) con una empresa. Incluir una estrategia de marketing de contenidos para un blog corporativo multiplica las posibilidades de llegar a personas que no conocen la marca pero que están interesados en el sector, el producto o el servicio.

El 47% de los clientes consumen de tres a cinco piezas de contenido de media antes de interactuar (comprar o contactar) con una empresa. Clic para tuitear

Si eres un principiante, estos son los pasos para empezar tu blog:

  1. Decide un nombre
  2. Elige una plataforma
  3. Contrata un servicio de hosting o alojamiento
  4. Configura tu blog en tu propio dominio
  5. Diséñalo
  6. Dótalo de contenido
  7. Promociónalo

Decide un nombre

El nombre es importante para ser encontrado en los buscadores. Debe describir el tipo de contenido o el nombre de la persona o empresa si es personal o corporativo. Una vez elegido, hay que comprobar que el dominio de ese nombre está libre. Las empresas de hosting suelen ofrecer ese servicio en su web. Si el elegido ya está ocupado, lo mejor es cambiarlo, pero también se puede cambiar al extensión (.es, .com, .org, .eu) o añadir monosílabos o guiones entre las palabras.

Elige una plataforma

Una plataforma es la herramienta con la que construir y gestionar un blog. La más usada para crear blogs e incluso revistas o periódicos, con 82 millones de usuarios en todo el mundo, es WordPress. Es gratuita y tienes a tu disposición una gran cantidad de diseños.

Con menos posibilidades de personalización y, por tanto, más sencillas existen otras plataformas, como Blogger o Tumblr, que actúa también como red social.

82 millones de usuarios en todo el mundo utilizan #worpress para crear su blog. Clic para tuitear

Contrata el alojamiento

Es posible alojar el blog en la plataforma elegida de forma gratuita. El dominio sería entonces www.nombredelblog.wordpress.com, por ejemplo. Pero no es una opción muy profesional y presenta límites para monetizarlo, además del riesgo de perderlo si la plataforma decide eliminarlo o desaparece. Además, la cantidad de datos que se pueden alojar es limitada.

Lo mejor es contratar el alojamiento del blog en una empresa de hosting, que se encarga además del trámite de registrar el dominio del blog. Esto supone un coste anual. Doble, si se registra el nombre .es y el .com. Existen numerosas empresas que comercializan diferentes paquetes según la cantidad de visitantes que puede recibir el blog a la vez y los datos que guardarán en sus servidores. Se encargan además de hacer copias de seguridad y resolver problemas.

Si ya dispones de una web, el blog puede estar alojado en los mismos servidores.

Diseña el blog

Si has optado por WordPress, tendrás que elegir un tema en la pestaña Apariencia o bien instalar uno procedente de las web de temas gratuitos, que luego puedes personalizar. Si decides cambiar el tema, la información incluida no se perderá.

El tema es la forma en la que se presenta el contenido del blog. Lo recomendable es que vaya en consonancia con el tema y que destaque lo que realmente nos importa. Las tendencias actuales de diseño de blog se decantan hacia temas con fondo blanco, muy limpios y verticales, es decir, sin miedo a que lector tenga que utilizar el scroll para desplazarse hacia abajo para leer.

Lo importante es facilitar la lectura del blog, la usabilidad, que se pueda encontrar fácilmente el contenido y las diferentes secciones, volver a la página principal o home, y compartir el contenido.

Crea contenido para tu blog

Los especialistas en marketing de contenidos coinciden en que los contenidos han de centrarse en lo que interesa a los usuarios, no solo en la marca o la empresa. Estudios centrados en psicología han concluido que cuanto más positivo es el contenido, más probabilidades existen de que se comparta. El humor y las historias positivas e inspiracionales apelan al contagio emocional y fomentan que las personas reenvíen estos contenidos a su comunidad. El éxito de los emojis sonrientes es un ejemplo de ello.

Cómo se presenta ese contenido es tan importante como lo que se cuenta. Incluye negritas y varios títulos destacados. No olvides tampoco el SEO. Busca las palabras más usadas en el tema que vayas a tratar e inclúyelas. El titular ha de ser corto y atractivo.

Intercala el texto con imágenes, videos, gráficos o animaciones.

Promociona tu blog

Una vez completado el diseño y creado contenido para tu blog, no esperes a que los lectores lleguen a ti. Ve a buscarlos. Anuncia la noticia en tus redes sociales, tu newsletter y todos tus owned media, crea un banner en tu web o destácalo de alguna forma.

Después, no olvides compartir cada nueva entrada a través de redes sociales y email marketing. No olvides incluir en el blog la opción de que los lectores se suscriban mediante correo electrónico y botones para que compartan el contenido en sus redes sociales.

Es fundamental ofrecer la opción de suscribirse a los lectores en la página del blog. Clic para tuitear

Los errores más comunes que comenten los bloggers principiantes

  1. Incluir música que se reproduce automáticamente: además de molestar, hace que el blog tarde más en cargar, lo que Google penaliza y aumenta las posibilidades de que el lector abandone la página.
  2. Utilizar un fondo oscuro con texto en color claro: no sólo es un problema estético, también es más difícil de leer
  3. Incluir demasiados elementos en la barra lateral despista la atención del lector y crea una sensación de desorden.
  4. Usar contenido sin derecho: no se pueden copiar textos de otros blogs, ni siquiera de un periódico. Tampoco utilizar imágenes o música, incluso citando su origen. Si nos han entrevistado y publicado una foto nuestra, la foto no nos pertenece, aunque aparezcamos nosotros en ella. Pero no hay que desesperarse. Existen numerosos recursos gratuitos para obtener imágenes libres de derechos. Infórmate de qué es Creative Commons y elige también de qué forma quieres proteger tus propios contenidos.

¿Preparado para empezar tu propio blog?

Etiquetas: , , , ,